fbpx

Programa de voluntariado universitario

El Grupo ICOT participa en el programa de voluntariado universitario de la Fundación Universitaria de Las Palmas

Las Palmas de Gran Canaria, 29 de mayo de 2018.

El Grupo ICOT ha firmado un acuerdo con la Fundación Universitaria de Las Palmas para formar parte de la plataforma de voluntariado universitario puesto en marcha por esta Fundación. El objetivo es ofrecer a los estudiantes de diferentes grados, fundamentalmente los relacionados con ciencias de la salud aunque también pueden integrarse de otros, una oportunidad formativa para el enriquecimiento personal en valores que no se aprenden en las aulas.

En el acto de la firma del convenio estuvieron presentes el presidente de la Fundación, Carlos Estévez; el director general de Grupo ICOT, Domingo Montes de Oca; y el director del centro sociosanitario El Pino, Alejandro López.

Según Estévez, «fuimos nosotros los que nos acercamos a ICOT para proponerles participar en nuestra plataforma, porque estamos convencidos de que debemos darle la oportunidad a los estudiantes que vivan experiencias que les permitan aprender algo que los convierta en mejores profesionales. Solo se aprende si se experimenta. Creemos que contar con ICOT en este programa, en concreto con el centro sociosanitario El Pino, permitirá que estos alumnos aprendan cosas como por ejemplo, el consuelo, que no está en los planes de estudios de las carreras. Pero si lo vives, lo aprendes. Nos gusta hacer estas acciones con socios externos, con empresas o instituciones que dispongan de infraestructuras y personal donde nuestros jóvenes estudiantes sean acogidos y puedan vivir estas experiencias. La base de este proyecto es desarrollar habilidades que tienen que ver con el humanismo, la sensibilidad, el compromiso, la empatía, resolución, iniciativa, entereza, paciencia, solidaridad y positividad».

Por su parte, Montes de Oca aseguró que «desde hace muchos años nuestro grupo ha venido desarrollando actividades con diferentes entidades sin ánimo de lucro. Tenemos una cultura de acogida y una estructura que nos permite participar en estos programas y cuando la Fundación nos presentó su propuesta, no tardamos ni un minuto en decir que sí. No nos coge desprevenidos ya que tenemos en marcha otras acciones de voluntariado con mayores, con niños y con otras entidades sin ánimo de lucro que eligen El Pino para programas en el ámbito de la dependencia. Para nosotros es una manera de mostrar al mundo parte de los valores que definen al Grupo ICOT. Queremos ir más allá de la mera relación mercantil y nuestra visión es que debemos ser un nexo y participar de alguna manera para que haya un retorno que beneficie a la sociedad. Nos sentimos responsables. Hay muchas formas de hacer las cosas, y nosotros consideramos que es esencial el respeto hacia las personas, la manera en que nos acercamos a ellas y en la forma en que le resolvemos su problema de salud. Somos muy conscientes de que tienen unos derechos que hay que respetar y, aunque nos complique la vida, para nuestra organización es fundamental proporcionar un servicio de forma responsable».

En este sentido, el director de El Pino, Alejandro López, añadió que «somos el primer centro del mundo certificado como libre de sujeciones físicas y químicas. Ponemos a la persona en el centro, su libertad y su dignidad. Es básicamente el reconocimiento de que las personas tienen una serie de derechos que debemos respetar en cualquier momento, su movilidad, que pueda ejercer sus niveles de conciencia y actuar conforme a sus capacidades. Esto no es fácil y supone, a nivel organizativo, un gran reto. Hemos echado en falta un voluntariado más profesional y creemos que la Fundación nos lo puede aportar, con un perfil de chicos y chicas que vengan con un futuro oficio. Nos ayuda. Vemos en la Fundación un nexo entre la universidad y el mundo real».