Proyectos del CSS El Pino presentados en congresos

El Grupo ICOT participó como colaborador del 60º congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) y 31º congreso de la Sociedad Canaria de Geriatría y Gerontología (SCGG), celebrado durante los días 13, 14 y 15 de junio de 2018 en el auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria, bajo el lema “Cómo intervenir ante los retos del envejecimiento”.

Nuestros profesionales del Centro Sociosanitario El Pino defendieron varios posters científicos sobre distintas intervenciones e investigaciones, con especial protagonismo del proceso de descontencion física y farmacológica llevado a cabo en el centro, primero del mundo con la doble acreditación.

La neuropsicóloga Noemí Ramírez, recientemente acreditada a nivel nacional por el Consejo General de la Psicología de España, presentó un póster sobre un caso clínico de descontención. María Pérez, responsable de farmacia del CSS El Pino, desarrolló su póster acerca de la intervención clínica del farmacéutico en el centro. El fisioterapeuta  Melquisedec Mora, trató en su póster el Proyecto Beethoven, de corrección postural en el adulto mayor. Y Teresa Usieto, médica geriatra del CSS El Pino, abarcó en otro póster la descontención física y farmacológica.

Felicitamos a nuestro equipo por sus éxitos y les agradecemos su esfuerzo y dedicación diaria.

El área de investigación y proyectos del Centro Sociosanitario El Pino, conocida como área de I+P, fue creada en noviembre de 2017 y está a cargo de la neuropsicóloga Noemí Ramírez.

Su objetivo principal es garantizar que los proyectos desarrollados por los profesionales del centro cumplen con los requisitos del Instituto AS del Cabildo de Gran Canaria y los estándares de calidad planteados por el Grupo ICOT. Para ello, vela por una imagen corporativa científica y socialmente comprometida, aportando rigor para lograr el impacto clínico y social con una metodología adecuada en soporte científico preferentemente publicable.

La responsable del área de investigación y proyectos del CSS El Pino también se encarga de la coordinación entre la dirección y otras entidades, como docencia del IAS y universidades. Planifica, gestiona y controla los recursos y tareas necesarias para llevar a cabo proyectos de alto valor sociosanitario, definiendo el perfil del equipo del proyecto y constituyendo responsabilidades, además de los métodos, técnicas y herramientas a utilizar. Además, supervisa su desarrollo para, al término, favorecer la difusión de resultados.

 

En los últimos meses hemos participado en varios congresos, donde nuestro equipo de profesionales del CSS El Pino ha presentado una serie de trabajos, previamente aprobados desde docencia del IAS Gran Canaria y el comité científico organizador de cada congreso.

30º Congreso de la Sociedad Canaria de Geriatría y Gerontología. Fuerteventura, noviembre 2017.

X Jornadas Consorcio de Neuropsicología Clínica. Bilbao, febrero 2018.

XXV Congreso Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontología. Girona, abril 2018.

Trabajos presentados en los congresos por los profesionales del CSS El Pino:

  • Centro libre de sujeciones físicas y químicas: de la utopía a la realidad. Ramírez Sánchez, F. Couto Mena, A. López García, J. Rodríguez García, T. Usieto Piedrafita, L. Lavín León, M. Pérez Fernández, L. Martínez Sotelo.
  • Un proyecto de descontención física en pacientes geriátricos con demencia. López, N. Ramírez Sánchez, F. Couto Mena, J. Rodríguez García, E. de Pedro Benito, T. Usieto Piedrafita.
  • Modelo de atención centrada en la persona sin sujeciones. Descontención física en un caso de demencia asociada a la enfermedad de Parkinson. Noemí Ramírez Sánchez, Sergio Suárez Quintana, Melquisedec Mora Vargas, Iván García Martín, Carmen Sueiro Dopazo.
  • Proyecto Beethoven: cuidados posturales del adulto mayor dependiente en reposo. Melquisedec Mora Vargas, Javier Rodríguez García, Édgar Vásquez, Gloria Morales, Elena Pérez-Nyberg.
  • Conciliación de medicación: importancia de la intervención del farmacéutico al ingreso en un centro sociosanitario. María Pérez Fernández, Teresa Isabel Usieto Piedrafita, Javier Rodríguez García, Laura Martínez Sotelo.
  • Retirada de sujeciones, caso clínico. Teresa Isabel Usieto Piedrafita, Javier Rodríguez García, Maria Pérez Fernández.
  • Esquizofrenia de inicio tardío en un paciente geriátrico de nuevo ingreso en Centro Sociosanitario. Lietzan Lavin León, Sara Carrasco, Aitor Flotats, Vanessa Cabrera, Jennifer Araujo, Francisco Auñón Ortuño, Gloria Morales Cueto.
  • Caso Clínico. Proyecto Beethoven: cuidados posturales del adulto mayor dependiente en reposo. Melquisedec Mora Vargas, Esther De Pedro Benito.

Programa de voluntariado universitario

El Grupo ICOT participa en el programa de voluntariado universitario de la Fundación Universitaria de Las Palmas

Las Palmas de Gran Canaria, 29 de mayo de 2018.

El Grupo ICOT ha firmado un acuerdo con la Fundación Universitaria de Las Palmas para formar parte de la plataforma de voluntariado universitario puesto en marcha por esta Fundación. El objetivo es ofrecer a los estudiantes de diferentes grados, fundamentalmente los relacionados con ciencias de la salud aunque también pueden integrarse de otros, una oportunidad formativa para el enriquecimiento personal en valores que no se aprenden en las aulas.

En el acto de la firma del convenio estuvieron presentes el presidente de la Fundación, Carlos Estévez; el director general de Grupo ICOT, Domingo Montes de Oca; y el director del centro sociosanitario El Pino, Alejandro López.

Según Estévez, «fuimos nosotros los que nos acercamos a ICOT para proponerles participar en nuestra plataforma, porque estamos convencidos de que debemos darle la oportunidad a los estudiantes que vivan experiencias que les permitan aprender algo que los convierta en mejores profesionales. Solo se aprende si se experimenta. Creemos que contar con ICOT en este programa, en concreto con el centro sociosanitario El Pino, permitirá que estos alumnos aprendan cosas como por ejemplo, el consuelo, que no está en los planes de estudios de las carreras. Pero si lo vives, lo aprendes. Nos gusta hacer estas acciones con socios externos, con empresas o instituciones que dispongan de infraestructuras y personal donde nuestros jóvenes estudiantes sean acogidos y puedan vivir estas experiencias. La base de este proyecto es desarrollar habilidades que tienen que ver con el humanismo, la sensibilidad, el compromiso, la empatía, resolución, iniciativa, entereza, paciencia, solidaridad y positividad».

Por su parte, Montes de Oca aseguró que «desde hace muchos años nuestro grupo ha venido desarrollando actividades con diferentes entidades sin ánimo de lucro. Tenemos una cultura de acogida y una estructura que nos permite participar en estos programas y cuando la Fundación nos presentó su propuesta, no tardamos ni un minuto en decir que sí. No nos coge desprevenidos ya que tenemos en marcha otras acciones de voluntariado con mayores, con niños y con otras entidades sin ánimo de lucro que eligen El Pino para programas en el ámbito de la dependencia. Para nosotros es una manera de mostrar al mundo parte de los valores que definen al Grupo ICOT. Queremos ir más allá de la mera relación mercantil y nuestra visión es que debemos ser un nexo y participar de alguna manera para que haya un retorno que beneficie a la sociedad. Nos sentimos responsables. Hay muchas formas de hacer las cosas, y nosotros consideramos que es esencial el respeto hacia las personas, la manera en que nos acercamos a ellas y en la forma en que le resolvemos su problema de salud. Somos muy conscientes de que tienen unos derechos que hay que respetar y, aunque nos complique la vida, para nuestra organización es fundamental proporcionar un servicio de forma responsable».

En este sentido, el director de El Pino, Alejandro López, añadió que «somos el primer centro del mundo certificado como libre de sujeciones físicas y químicas. Ponemos a la persona en el centro, su libertad y su dignidad. Es básicamente el reconocimiento de que las personas tienen una serie de derechos que debemos respetar en cualquier momento, su movilidad, que pueda ejercer sus niveles de conciencia y actuar conforme a sus capacidades. Esto no es fácil y supone, a nivel organizativo, un gran reto. Hemos echado en falta un voluntariado más profesional y creemos que la Fundación nos lo puede aportar, con un perfil de chicos y chicas que vengan con un futuro oficio. Nos ayuda. Vemos en la Fundación un nexo entre la universidad y el mundo real».

El Pino sin sujeciones

El centro sociosanitario El Pino ha sido acreditado por CEAFA como el primero libre de sujeciones físicas y farmacológicas según los Criterios CHROME® de la Fundación Maria Wolff.

El 8 de febrero se celebró una jornada informativa en la sede del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) de Madrid, en la que se explicó cómo se logrado la acreditación obtenida por el CSS El Pino, dependiente del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria del Cabildo de Gran Canaria y gestionado por el Grupo ICOT. Acudieron médicos, directivos y psicólogos de centros sociosanitarios de mayores, así como farmacéuticos y planificadores de servicios sociales de la Administración.

En este acto, la presidenta de la Confederación Española de Alzheimer (CEAFA), Rosa María Cantabrana, y el presidente y director de investigación de la Fundación Maria Wolff, Rubén Muñiz, hicieron entrega de la acreditación CHROME® al director general del Grupo ICOT, Domingo Montes de Oca, y al director del CSS El Pino, Alejandro López.

La consecución de esta acreditación como el primer centro libre de sujeciones físicas y químicas es un hecho realmente relevante, que marca un antes y un después en el modelo de atención centrada en la persona.  Es un hito de tales características que, sin duda, liberarán de este tipo de ataduras a muchos residentes, mejorando el bienestar físico y mental a personas que sufren demencias.

Aunque el concepto de sujeciones físicas (ataduras) cada vez está más claro y su práctica más denostada, el concepto de sujeción farmacológica no está tan claro ni aceptado, a pesar de que el uso inadecuado de psicofármacos es una práctica frecuente, que conlleva importantes riesgos para las personas.

La Fundación Maria Wolff ha conseguido por primera vez que una residencia pueda acreditar mediante auditores externos de CEAFA que estos fármacos estén correctamente prescritos y que no se limite la libertad de ningún residente con fármacos. Los beneficios para los residentes han sido notorios reduciendo sensiblemente o eliminando psicofármacos peligrosos para las personas mayores.

Durante la jornada se presentó al CSS El Pino como la primera residencia sin sujeciones farmacológicas y se realizó una exposición pública de “cómo se hace”. Como ponentes intervinieron:

– Rosa Mª Cantabrana, presidenta de CEAFA. «CEAFA actúa por la calidad de vida de las personas con demencia en centros sociosanitarios».

– Rubén Muñiz, director de investigación de la Fundación Maria Wolff. «Centros libres de sujeciones químicas: el nuevo reto práctico del sector».

– Dr. Javier Olazarán, director científico de la Fundación Maria Wolff. «Criterios CHROME®, una metodología eficaz para identificar y eliminar sujeciones químicas».

– Alejandro López, director del Centro Sociosanitario El Pino. «El camino de ICOT hacia la eliminación de las sujeciones químicas y los beneficios para residentes».

– Dr. Manuel Martín Carrasco, director médico de la Clínica Menni (Hermanas Hospitalarias, Pamplona). «La acreditación de centros libres de sujeciones químicas como método y acicate».

Reducción o eliminación de fármacos peligrosos para las personas mayores

Este trabajo de desatar químicamente a los residentes, realizado entre diciembre de 2015 y diciembre de 2017, ha arrojado unos resultados sorprendentes. Se ha conseguido reducir drásticamente la prescripción de fármacos muy peligrosos para muchos residentes con demencias, llegando en algunos casos a eliminarlos totalmente.

Los grandes beneficiados de estos logros son los residentes, que han mejorado radicalmente su día a día, dado que muchos de ellos ahora están más vivos y presentes. Con psicofármacos bien prescritos y sin sujeciones farmacológicas los residentes pueden disfrutar más de las visitas de sus familiares, tienen un sueño más natural y pueden expresar mejor la esencia de su carácter y personalidad. En muchos de estos residentes ha mejorado su capacidad de comunicarse con el lenguaje con otras personas o ha mejorado su capacidad mental, antes mermada por algunos fármacos.

Todo el proceso de optimizar el uso de psicofármacos fue acompañado también de una eliminación total de ataduras físicas. Para conseguirlo, tuvimos que reorganizar una parte significativa de los procesos del centro, como por ejemplo ajustar los horarios de acostado y levantado de los residentes a las necesidades reales de éstos o aplicar terapias no farmacológicas en lugar de fármacos.

Fundación Maria Wolff ha acompañado al Grupo ICOT en todo este proceso y, CEAFA, como entidad externa, ha podido auditar y acreditar los resultados.

CSS El Pino: primero libre de sujeciones físicas y químicas

El Centro Sociosanitario El Pino ha sido acreditado libre de sujeciones físicas y químicas según los criterios CHROME de la Fundación Maria Wolff y auditado por CEAFA, lo que supone un hito histórico en el modelo de atención centrada en la persona y cuidados con dignidad.

El CSS El Pino es un centro público dependiente del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria del Cabildo de Gran Canaria. Está gestionado por el Grupo ICOT desde 2010, lo que supone un reto de dimensiones colosales y una enorme responsabilidad, por su tamaño, complejidad y trascendencia a nivel social. Con esta acreditación el Grupo ICOT vuelve a ser pionero en un avance asociado a la atención sociosanitaria.

El emblemático centro sociosanitario es un referente en la atención a personas dependientes. Alberga a 448 personas, atendidas por unos 270 trabajadores. Dispone de recursos de residencia y centro de día para tres grupos de personas dependientes: las que sufren de alzheimer u otras demencias, aquellas con algún trastorno de salud mental, y personas mayores con diferentes grados de dependencia física.

Foto de portada: equipo multidisciplinar de profesionales del CSS El Pino que forman la comisión de descontención física y química, junto a varios residentes del Centro.

Vivimos en un mundo de cambios y transformaciones que repercuten radicalmente en nuestra concepción de la vida, la enfermedad y los cuidados a las personas en situación de dependencia. Ya no basta con garantizar la seguridad o los cuidados básicos: debemos garantizar la dignidad, la autodeterminación y los derechos fundamentales de las personas en cualquier momento de su vida y bajo toda condición vital, incluidas las demencias profundas y la dependencia física grave.

No es fácil garantizar estos derechos cuando hablamos de un centro sociosanitario de la envergadura y complejidad del CSS El Pino. Supone un esfuerzo titánico de las administraciones públicas y privadas, usuarios, familias y profesionales. Porque en la manera “antigua” de cuidar, primaba la “seguridad” de la persona en situación de dependencia por encima de cualquier otro derecho… eran otros tiempos y se hacía sin malicia. Sencillamente, no se conocían otras maneras de cuidar.

En aras de esa seguridad, se tomaban decisiones en nombre de las personas, como qué medicación debían tomar y en qué cantidad, cuántas horas tenían que dormir, qué debían y qué no debían hacer… restringiendo incluso su libertad de movimientos mediante el uso de sujeciones mecánicas, atándoles a sus sillas o camas. También existía un exceso de administración de psicofármacos para asegurar la conveniencia organizativa: que el paciente estuviera callado, dormido, etc.

Hoy por hoy podemos decir que esto ha cambiado y es una realidad, al menos en el CSS El Pino. Y esto es gracias, en primer lugar, al impulso valiente del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IAS) del Cabildo de Gran Canaria, quien hace ya varios años apostó por implantar el modelo de Atención Centrada en la Persona en sus centros de atención a la dependencia. Sin esta valentía y altura de miras de la Administración, el cambio no hubiera sido posible. Justo es reconocer el valor de esta iniciativa y al IAS como motor del cambio.

 

María del Carmen Déniz Marrero, residente del CSS El Pino, en el Parque Doramas. El gesto de soplar un diente de león es una alegoría del sentimiento de libertad que sienten las personas mayores al estar libres de sujeciones físicas y químicas.

 

El Grupo ICOT gestiona el CSS El Pino y recoge el testigo del IAS en cuanto a cuidados dignos centrados en las personas. Comienza un cambio en la filosofía asistencial y en los procesos de trabajo desde el año 2014, con el programa de descontención física, eliminando las sujeciones mecánicas en la práctica asistencial. Hoy estas medidas de restricción ya no se utilizan en el centro. No ha sido un proceso fácil, pues ha requerido de un importante esfuerzo económico y formativo de todos los profesionales, que además deben salir de su “zona de confort” respecto a lo que venían haciendo en la práctica profesional habitual… cada persona desatada tiene un intenso trabajo detrás, con los profesionales y sus familias, sustituyendo las sujeciones por otros cuidados, como la reestructuración del ambiente, tratamientos no farmacológicos o cambios en los procesos de trabajo.

El siguiente paso fue eliminar, desde 2016, otro tipo de restricciones para la libertad y la dignidad de los pacientes: el exceso de fármacos destinados a “controlar” la conducta, en particular de aquellas personas que padecen demencia, con las alteraciones del comportamiento que conllevan. Esto supuso una formación extra, sobre todo para los médicos y psicólogos del centro, y una revisión exhaustiva de todos los casos, en cuanto a los síndromes asociados a sus demencias y la adecuación o no de los fármacos prescritos, ajustando, eliminando u optimizándolos para que no supongan una amenaza a su libertad, sino un alivio para su dolencia.

El resultado de ambas actuaciones, la descontención física y química, es la certificación del CSS El Pino como primer centro libre de sujeciones físicas y químicas.

 

Alejandro López, director del CSS El Pino, junto a Andrés Bethencourt, residente del centro que ha sido liberado de sujeciones.

 

Pero la descontención no es el final, sino más bien el principio… ahora toca profundizar en las técnicas y procesos de cuidados dignos, cambiando estructuras y organización del trabajo, concienciando y formando a los profesionales, que deben tener un desarrollo paralelo. A ello nos dedicaremos con total entrega a partir de ya y durante todo el 2018. Queda mucho trabajo por delante.

Y es que cada vida vale tanto… Hasta el último aliento, la persona sigue siendo quien es. Por eso elaboramos y leemos las historias de vida de nuestros residentes reunión tras reunión de equipo. Para que no se nos olvide que no estamos ni ante una enfermedad o condición patológica ni ante un paciente, sino ante Fefa, Toñi, Manuel, Paco o Felisa. Personas completas con significado e identidad hasta el final. Tal vez ellos no se acuerden, pero nosotros sí.

No quiero terminar sin expresar mi agradecimiento a todos los actores de este cambio: el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria del Cabildo de Gran Canaria, el Grupo ICOT, la Fundación María Wolff, los residentes y sus familias y, de forma especial, porque esto no se paga con dinero, a todos los profesionales del centro implicados en este enorme esfuerzo, adentrándose en terreno desconocido con valentía y determinación. A todos… gracias, seguimos caminando.

 

Alejandro López. Director del CSS El Pino.

Venalink en el CSS El Pino

María Pérez FernándezEl servicio de farmacia del Centro Sociosanitario El Pino está dirigido por la farmacéutica María Pérez Fernández.

«Nuestro departamento se encarga de garantizar y asumir la responsabilidad técnica de la adquisición, calidad, correcta conservación, cobertura de las necesidades, custodia y dispensación de los medicamentos y productos sanitarios.

Todos nuestros pacientes reciben su tratamiento crónico mediante el SPD Venalink, lo que nos ayuda a promover un uso eficiente de los recursos sanitarios y potenciar la seguridad de los pacientes geriátricos.

Gracias a la apuesta del Grupo ICOT en el SPD Venalink, garantizo que las dispensaciones de medicación crónica se realicen mediante un sistema eficaz y seguro, disminuyéndose los errores producidos por los sistemas tradicionales de dispensación.

Mediante el servicio individualizado de atención farmacéutica mejoramos la calidad asistencial de los residentes. Nuestros pacientes institucionalizados reciben la medicación prescrita por el médico del centro, tras la validación farmacéutica, emblistada de forma personalizada, con la foto identificativa del paciente, y reacondicionada en función de la pauta médica.

Farmacia CSS El Pino   SPD Venalink

Con el sistema SPD de Venalink mejoramos la calidad de vida a nuestros mayores, al dispensar la medicación según prescripción médica, asegurándonos siempre de la correcta preparación de la medicación y su utilización, así como evitando la duplicidad de la medicación y, por lo tanto, mejorando la adherencia al tratamiento y evitando reacciones adversas medicamentosas.»

El día del Alzheimer en el cine Monopol

Anoche conmemoramos el Día Mundial del Alzheimer con la proyección de la película “Arrugas” en el Multicines Monopol. Este evento, organizado desde el Centro Sociosanitario El Pino, se enmarca dentro de las III Jornadas Sociosanitarias de Las Palmas de Gran Canaria, llevadas a cabo por el Instituto AS de Gran Canaria y el Grupo Sanitario ICOT.

Read more

El día mundial del Alzheimer en el cine Monopol

El 21 de septiembre a las 21:00h. en los Multicines Monopol, el Centro Sociosanitario El Pino organiza por el día mundial del Alzheimer la proyección de la película española ‘Arrugas’, un largometraje de animación 2D que narra la historia de dos amigos, uno de ellos en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer.

Read more